Cómo combatir la infoxicación o el exceso de información

Persona estresada ante la Infoxicación. El Blog de Verónica Batllés

Persona estresada ante la Infoxicación. El Blog de Verónica Batllés

Amanece. Suena el despertador del móvil. Y ya que tenemos en nuestras manos nuestro smartphone, consultamos si nos han enviado algún WhastsApp a lo largo de la noche. Nos duchamos rápidamente, con la banda sonora de fondo de las primeras noticias del día. Desayunamos, con la tablet a nuestro lado, consultando la edición digital de nuestro diario de cabecera. Y, mientras nos desplazamos hacia el trabajo en algún medio de transporte público, aprovechamos el recorrido para consultar nuestro correo electrónico o las nuevas notificaciones generadas en nuestros perfiles de redes sociales… ¡Y todo esto en un plazo máximo de dos horas! ¿Es tu caso? ¡Bienvenido a la era de la infoxicación!

Llamamos infoxicación, neologismo inventado por el físico y experto en comunicación Alfons Cornella, a la sobredosis de información que generamos y recibimos diariamente, la cual es imposible de procesar en su totalidad. Desde que nos levantamos sentimos la necesidad de ser partícipes, y cubrir, todo tipo de contenidos. Este objetivo nos produce un agotamiento mental que puede desatar ansiedad, confusión, aislamiento, e incluso llevarnos hasta el colapso.

La infoxicación resulta el enemigo a batir tanto para quienes comunican, como para aquellos que desean recibir información de temas de su interés. La sobredosis de información diaria es un tema que lleva preocupando desde que comenzáramos este nuevo siglo. Es por esto que los Directores de Comunicación, conocidos como dircoms, han tenido que idear nuevas estrategias a través de las que verdaderamente garanticen una comunicación más efectiva.

Impulsados por el objetivo de combatir la infoxicación, e inspirándose en el efectivo Marketing Relacional de los años 90, los dircoms, y sus Departamentos de Comunicación, juegan sobre seguro, y apuestan por el Inbound Marketing. Se trata de una efectiva estrategia, a que garantiza el éxito de los mensajes lanzados al público, ya que combina acciones orientadas al SEO, junto al Marketing de Contenidos y el Social Media Marketing.

Esta explosiva combinación de elementos posibilitará un acercamiento con el público objetivo de la empresa. Podrá conocerlo, comprenderlo y obtener su confianza. De esta manera, se podrá dar respuesta a parte de sus necesidades, y empezar a construir una relación duradera entre él y la empresa. Y convertirlo en suscriptor de la misma. Y todo esto de manera totalmente voluntaria, sin que se sienta agredido por el mensaje que recibe ni invadido, en este caso concreto, por la denominada infoxicación.

Consumidor de Información que combate la Infoxicación. El Blog de Verónica Batllés

Consumidor de Información que combate la Infoxicación. El Blog de Verónica Batllés

De esta manera las empresas ya combaten la infoxicación, y tratan que sus mensajes no incomoden ni resulten invasivos para su público. Igual de importante resulta que los consumidores de información se sepan organizar para encontrar sus contenidos de interés, sin que el exceso de datos les llegue a sobrepasar.

Para evitarlo, recomendamos que el consumidor de información, antes de iniciar una búsqueda, se realice una serie de preguntas que le ayudarán a atajar el camino para encontrar el contenido deseado.

  • ¿De qué me quiero informar?
  • ¿A dónde creo que me debo dirigir para encontrar esa información?
  • ¿Cómo debo filtrar esa información para obtener el contenido que realmente me interesa?, ¿Me ayudará utilizar palabras clave?
  • ¿De qué manera puedo aplicar esa información para que me resulte de utilidad?

El avance de las nuevas tecnologías, y el acceso a todo tipo de lugares y contenidos, ha generado el exceso de información, y la denominada infoxicación. No debemos temerla, pues a la misma velocidad que avanzan el libre acceso informativo, también lo hacen las herramientas para filtrar su contenido. Acceder a datos concretos al momento hoy es posible.

El dircom gana posiciones en la empresa y se reafirma como uno de los mejores gestores en tiempo de crisis

Imagen correspondiente a la Asociación Dircom. El Blog de Verónica Batllés

Imagen correspondiente a la Asociación Dircom. El Blog de Verónica Batllés

Actualmente las empresas se enfrentan a tiempos convulsos. Momentos en los que las exigencias tecnológicas son mayores y, sin embargo, los ingresos decrecen. Pero éstas han de saber responder a las demandas del mercado. La competencia cada vez es mayor, y hoy es más prioritario que nunca el darse a conocer. Sin duda, se trata de un juego de malabares que la Dirección de una empresa nunca podrá afrontar sola. La aportación del dircom, o Director de Comunicación, hoy resulta imprescindible.

Y es que el dircom se ha ido reiventando tras los años. Ya no basta sólo con que sea un buen estratega. Con el paso del tiempo, las circunstancias también le han obligado a convertirse en un óptimo gestor. Una faceta que ni siquiera está recogida en la definición que la  Asociación de Directivos de Comunicación de Cataluña otorga a este profesional.

Según esta asociación, el dircom es quien asume la responsabilidad de definir y concretar la política de Comunicación Corporativa de una organización. Es también quién tiene que velar por el incremento del capital de activos intangibles: la notoriedad, la marca, la imagen y la reputación corporativas. Además, es el máximo responsable del diseño y de la gestión del Plan Estratégico de la Comunicación Corporativa de las organizaciones.

Esa es la teoría, pero la práctica presenta algunos variantes. Esto es lo que demuestra un informe también procedente de la Asociación de Directivos de Comunicación. Tras realizar una encuesta a algunos dircoms, durante este mismo año, más de un 31% de los encuestados ha reconocido que la crisis económica ha provocado una reducción notable en el presupuesto destinado a Comunicación. Así como un 21% ha admitido que esto ha derivado tanto en una reducción de personal como de proyectos impulsados desde el Departamento de Comunicación.

A pesar de estas cifras, el dircom ha tenido que realizar verdaderos esfuerzos, y demostrar que es capaz de ejercer como el mejor gestor económico. A pesar de la reducción de presupuesto, la inversión tecnológica en herramientas de Comunicación ha sido bastante significativa.

Más de un 82% de las empresas encuestadas han renovado, o actualizado, su página web corporativa. Además, han impulsado la creación de otras herramientas complementarias, y necesarias para alcanzar un óptimo posicionamiento en la red, como los blogs corporativos. Además, más del 84% ha incrementado su presencia en Internet, a través de redes sociales como Facebook, Twitter o YouTube. El Inbound Marketing ya resulta una pieza imprescindible dentro de la comunicación empresarial, tal como adelantábamos en este blog hace ya unos meses. Y así lo defiende cualquier dircom.

Esta alta capacidad de gestión, y su papel protagonista en la trasmisión de la imagen de la empresa, ha hecho que cada vez su figura sea más valorada y relevante en la empresa. El 84% de los dircoms encuestados ha confirmado estar en contacto directo con el Presidente, el Director General o el Consejero Delegado de su organismo. Resulta una cifra muy positiva, que ha logrado duplicarse en poco más de una década. Y es que en 2010, este porcentaje se reducía a sólo un 40%.

 

El perfil actual del dircom en España

La relevancia de la toma de decisiones que actualmente posee el dircom, le ha llevado a ganar peso en la empresa. Así lo demuestra el informe realizado por la Asociación de Directivos de Comunicación, en el que un 83% de los encuestados ha admitido asistir a las reuniones organizadas por el Comité de Dirección de su organización. No obstante, sólo el 47% de los dircoms asistentes cuenta con voz y voto en dichos comités.

En los últimos años también ha cambiado el perfil del Director de Comunicación, en pro de profesionales de esta rama. El 57,28% de los dircoms actuales poseen la Licenciatura en Periodismo, seguidos por el 12,68% que poseen los estudios de Publicidad y Relaciones Públicas. En poco más de una década, la cifra de periodistas como Responsables de Comunicación casi se ha duplicado. En el año 2000, sólo un 29,5% de estos profesionales alcanzaban este puesto.