El cierre de RTVV, el fulminante apagón audiovisual de la Comunidad Valenciana

Canal 9 desaparece tras 24 años de emisiones

Canal 9 desaparece tras 24 años de emisiones

Día de luces y sombras el de ayer, 5 de noviembre, en la Comunidad Valenciana. Comenzaba la jornada ayer con una noticia optimista. El paro registrado descendió en 3.678 personas durante el mes de octubre, un dato que suponía una bajada del 0,66%. De hecho, la única bajada experimentada a nivel autonómico. Además, el Tribunal Superior de Justicia de esta Comunidad anunciaba una noticia esperada por muchos. Se trataba de la anulación de un ERE que afectaba a más de 1.000 trabajadores de Radio Televisión Valenciana (RTVV).

No obstante, la alegría duró poco. Y aquellos profesionales que creían volver a recuperar su puesto de trabajo, lo perderán una vez más. Esta vez el barco se hunde entero, con todos. Esta vez no serán 1.000 los que engrosen las listas de desempleo, sino alrededor de 1.700. El Gobierno Valenciano así lo ha anunciado: RTVV se cierra.

El Presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, ha anunciado que la disolución del ente autonómico se realizará de manera rápida, tal como declara en el vídeo final incluido en este post.Se prevé que el cese de las emisiones será inminente. El mandatario ha destacado en todo momento que la situación le obliga a hacerlo, ya que los 40 millones de euros que le costaría la readmisión de la plantilla debe invertirlos en Sanidad, Educación y Políticas Sociales. El argumento aportado parece coherente. Ahora la Generalitat sí se aprieta el cinturón, ahora sí mide las necesidades prioritarias. Esperemos que esto suponga el fin de la comunidad del despilfarro, que tanto ha costado a los vecinos de esta autonomía, y que ahora pagan estos trabajadores.

Las consecuencias de este cierre realmente serán trágicas. El personal de este grupo, más de 1.700 personas, incrementará las listas de desempleo, dentro -la mayoría de éstos- de un sector tan castigado como es la Comunicación, y que tan pocas salidas augura en la actualidad.

Fabra ha sido conciso y directo en su intervención. La Generalitat ahora está para lo realmente importante, ha dejado entrever. Entonces, ¿qué medidas adoptarán ante todos estos desempleados? ¿No es una mala noticia que 1.700 más personas integren la cola del paro, cuando se supone que la Comunidad empieza a remontar laboralmente?

El desempleo es la consecuencia que este cierre deja a los trabajadores del ente. Pero este cese también trae consecuencias para los ciudadanos. Será el fulminante apagón audiovisual. Los vecinos de la Comunidad Valenciana ya no vivirán en directo, a través de sus televisores, más celebraciones del 9 de Octubre, ni la cremà de Fallas y Hogueras, ni podrá seguir minuto a minuto la jornada electoral en la que se decidirá quién será su próximo líder autonómico. La desinformación audiovisual llegará a esta Comunidad precisamente en la época en la que antes los ciudadanos se enteran de los acontecimientos que ocurren “in situ” gracias a la tecnología avanzada que proporcionan las redes sociales.

La Comunidad Valenciana cierra de esta manera un capítulo en su historia. El apagón audiovisual a cambio de partidas económicas invertidas en necesidades reales. Esperemos que estas buenas intenciones se prorroguen en el tiempo de manera indefinida.